La relación del estrés y el ciclo menstrual

El estrés, la ansiedad y menstruación se relacionan, descubre cómo. Sigue leyendo.

Como el estres puede afectar tu ciclo menstrual

En términos generales, estrés significa presión o tensión nerviosa. La vida constantemente nos está sometiendo a presiones. En las personas, el estrés puede ser:

  • Físico, por ejemplo una enfermedad

  • Emocional, por ejemplo el dolor por la muerte de un ser querido

  • Psicológico, por ejemplo el miedo

Cada persona varía en su capacidad para manejar el estrés. La forma en que percibes una situación y tu salud física general son dos factores principales que determinan cómo vas a reaccionar a un acontecimiento estresante o al estrés frecuente.

Y es que, en las mujeres, algunos de los síntomas de que tenemos estrés son la falta de energía, la ansiedad o los dolores de cabeza, pero no siempre le prestamos atención a cómo afecta nuestros ciclos menstruales. Si bien las fluctuaciones, leves o no tan leves en la menstruación son completamente normales, no deberían pasarse por alto.

Muchas de nosotras notamos un sangrado errático, impredecible o demoras en la menstruación cuando estamos afrontando momentos particularmente difíciles, como entregas en la escuela o en el trabajo, problemas de salud o el fallecimiento de un ser querido. 

Las presiones físicas, como los programas de ejercicio rigurosos o una pérdida de peso muy rápida, pueden interrumpir los ciclos menstruales normales. Algunas mujeres incluso pueden haberse saltado sus períodos por completo durante esos tiempos.

¿Cómo ocurre?

El estrés mental puede alterar temporalmente el funcionamiento del hipotálamo, una parte del cerebro que controla las hormonas que regulan el ciclo menstrual. En consecuencia, la ovulación y la menstruación pueden suspenderse. Los períodos menstruales regulares generalmente vuelven cuando disminuye el estrés.

Por increíble que parezca, tu periodo responde a las diversas dificultades que atraviesas, tanto físicas como emocionales. Si bien no vamos a entrar en demasiados detalles, tu cerebro es responsable de esto. 

Para ser más precisos, es una pequeña parte llamada «hipotálamo», la que dirige el ciclo ovárico mensual. Esta es un área crucial que recibe datos de una gran variedad de partes del cuerpo y del ambiente que te rodea, y que le indica cómo reaccionar a estos estímulos.

El sistema reproductor está en el medio de todos los estímulos internos y externos, por lo que necesita un entorno estable seguro y saludable para funcionar correctamente. 

Cualquier fuente de estrés puede «alterar» ese orden, lo que detectarías porque te saltas un periodo, porque los periodos se vuelven más frecuentes o por una alteración en la cantidad de flujo menstrual.

Todas respondemos de maneras diferentes, y cada una de nosotras tiene límites propios en cuanto a la cantidad de estrés que puede tolerar. Por suerte, cuando el estrés cesa, y todo vuelve a su estado original, se restablece la función ovulatoria normal.

¿Cómo puedo reducir el estrés?

Hoy en día existe una amplia variedad de tratamientos que pueden ayudarte a reducir algunos de los problemas que se presentan cuando el organismo se sale de su rumbo. Estos son algunos:

  • Ejercicio moderado

  • Meditación

  • Masaje

  • Acupuntura

  • Tratamientos herbales 

Ahora que si quieres saber cuándo será tu siguiente periodo menstrual, descúbrelo con nuestra Calculadora Menstrual. Entra aquí y averígualo.

Artículos relacionados

**Fuentes **

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. 

Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Naturella®.

promo banner
Scroll to top button