promo banner

La rutina perfecta para comenzar tu día con energía’

Una llamada de atención repentina que se puede posponer durante un par de minutos para dormir unos minutitos más.

La rutina perfecta para comenzar tu dia con energia

Otra vez la alarma. Hay que levantarse. De alguna manera sales de la cama y, bostezando, te arrastras hacia la ducha y, luego, hacia la cocina.

¿Se te hace conocido?

No es ninguna novedad que el cansancio y la debilidad constantes nos acechan a muchas de nosotras durante todo el día. El hecho es que levantarse y bañarse no es suficiente para que el cuerpo se sienta renovado. ¡También necesitamos cargarnos! No cierres este artículo si ya has oído millones de veces los beneficios de la carga, porque te diré cómo hacerlo de forma rápida, sencilla y con gusto. Estoy seguro de que te encantará y, quizá, quieras comenzar tu día de esta manera. Para empezar, no hagas que la actividad física se vuelva una obligación. El objetivo de la carga es llenarte de energía y fuerza para todo el día, no cansarte más.

Además, si despertarte es lo más fácil, puedes comenzar a ejercitarte sin salir de la cama. ¿Comenzamos?

  1. La actitud adecuada para el día: la parte principal del despertar. Por lo tanto, primero que nada, sonríe e imagina el hermoso día que tienes por delante. Al mismo tiempo, puedes elevar los brazos y estirarte bien.

  2. Luego, coloca las manos detrás de la cabeza, levanta las piernas dobladas a la altura de las rodillas (para que las espinillas estén paralelas a la cama) e imagina que estás andando en una bicicleta imaginaria. Pedalea durante 1 minuto.

  3. Recostada sobre la espalda, balancea los brazos. Para hacerlo, levanta los brazos estirados por encima de la cabeza y, luego, bájalos por el costado del torso. Repite este ejercicio 10 veces.

  4. Ahora, es momento de levantarte lentamente. Siéntate en la cama en posición «de loto» (con las piernas cruzadas) y lleva todo el cuerpo lo más adelante que puedas. Siente cómo se estiran los músculos y quédate en esta posición durante algunos segundos. Repite este ejercicio 5 veces.

  5. Luego baja las piernas al piso. Coloca un pie sobre el dedo gordo y haz movimientos circulares para estirarlo bien. Con 10 veces por pie es suficiente.

Has completado la primera etapa, así que estás lista para salir de la cama. Lo mejor es abrir la ventana, si estaba cerrada, para que entre aire fresco en la habitación.

  1. Es una buena idea comenzar con una caminata: camina en círculos, balanceando los brazos (en forma circular o de adelante hacia atrás, como más te guste), durante 2 a 3 minutos.

  2. Ahora, estira el cuello. Párate derecha, con los pies separados a la altura de los hombros y las manos en las caderas. Inclina la cabeza en diferentes direcciones, alrededor de ocho a diez inclinaciones en cada dirección.

  3. Continúa parada en la misma posición, solo que, ahora, haz movimientos circulares con la cabeza, primero en una dirección y, luego, en la otra. Repite esto entre 10 y 15 veces en cada dirección.

  4. Es momento de estirar los hombros. Llévalos hacia arriba y mantenlos elevados durante algunos segundos. Repite este ejercicio entre 10 y 15 veces.

  5. Con las piernas separadas a la altura de los hombros, las manos entrelazadas detrás de la cabeza y los codos separados. Levanta la rodilla derecha e intenta llegar al codo izquierdo y, luego, viceversa (con la rodilla izquierda, intenta alcanzar el codo derecho). Repite esto 10 veces.

  6. El próximo ejercicio son las sentadillas. La profundidad de las sentadillas depende de tu estado físico, pero lo más importante es que la espalda esté derecha. Entre 10 y 15 sentadillas es suficiente.

  7. Por último, salta 10 veces con las dos piernas, luego 10 veces con la pierna izquierda y 10 con la derecha.

Bueno, ¡eso es todo! Está en forma y lista para salir a conquistar el mundo. Pero, espera, antes es mejor que tomes una ducha de contraste, no solo para fijar los resultados, sino porque mejora la elasticidad de la piel.

promo banner
Scroll to top button